Superposición del sitio

Reuniones de Oración

Icono de El Campamento de Dios

Reuniones de Oración

Preparado por: Marcos González.

1. Las reuniones de oración del Ministerio Cristiano El Campamento de Dios pueden ser llevadas a cabo por cualquiera de los ocho programas del Campamento, y por lo tanto dependen del Director de cada programa el cual puede dirigirla personalmente o preseleccionar los hermanos que la dirigirán, quienes serán hermanos maduros en la fe y confirmados por el Director Ejecutivo del Campamento.

2. Cada una de estas reuniones deben estar claramente fundamentadas en La Palabra de Dios y reflejar directamente la visión y misión del Campamento de Dios, tal como fue dada por Dios al Director Ejecutivo Fundador del Campamento.

3. Estas reuniones se desarrollarán en la sede del programa correspondiente o en otros lugares que sean facilitados por miembros del Campamento de Dios. En ningún caso el préstamo de un local para desarrollar un grupo de oración del Campamento, da derecho per se, al dueño del inmueble a ningún privilegio en la organización, dirección o dinámica del grupo de oración, ya que ésta es una actividad que en lo administrativo depende de las autoridades del Ministerio y en lo espiritual dependen exclusivamente del Espíritu Santo. Son los Directores del Grupo de Oración los que velarán porque las normas diseñadas para los grupos de oración sean cumplidas en su totalidad. Si los grupos de oración se desviaran de las normas estipuladas, debe hacerse la corrección correspondiente o cerrarse hasta que las condiciones sean apropiadas para desarrollar estos grupos, tal como están diseñados. Cualquier cambio a este respecto, será realizado por el Director Ejecutivo en consulta con los demás Directores Ejecutivos. Todo cambio debe tener la directa relación con la Palabra de Dios y con la Visión dada al Director Ejecutivo Fundador del Campamento de Dios, como se ha dicho en el numeral 2do. de este documento.

4. La comprensión y revelación de que Dios está presente en estos grupos, es lo que hace de la oración algo vital y poderoso. Porque tal como dice la Biblia en Hebreos, “es menester que el que a Dios se allega, crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Hebreos 11:6.

5. La oración va dirigida al Padre celestial y en el Nombre de Jesús (Juan 14:13) y comienza con adoración tal como lo leemos en Lucas 11:1; Mateo 11: 25) Por esta razón nuestros grupos de oración COMIENZAN CON ADORACIÓN QUE PUEDE SER UNA LECTURA O MELODÍA (HIMNO, CANCIÓN, CORO, ETC).

6. En la oración pedimos primero por las necesidades de nuestro prójimo y después por las de nosotros (1 Corintios 13); y que lo que pidamos esté en la voluntad de Dios ( 1 Juan 5:14; Lucas 11: 9–10; Mateo 26: 39; Juan 15:7). Debe reflejar nuestra diaria comunión con Dios (Lucas 11: 3; Salmo 55: 16-17). Es necesario orar con el corazón contrito, humillado y agradecido (Hebreos 12: 14; Mateo 6: 12), es necesario que durante la oración mantengamos la actitud que el amor da ( 1 Corintios 13).

7. La oración es guiada por el Espíritu Santo, por lo tanto no es algo que se repite de memoria. (Marcos 11: 23–24; Romanos 8:26)

8. Como sabemos hay oración en el Espíritu y oración en la mente, ambas formas son bíblicas (1 Corintios 14:14; 2 Corintios 10:4; Judas 1:20; Efesios 6:18; Jueces 20:26; Isaías 66:8) y necesarias en la oración.

9. Un aspecto importante en nuestras reuniones de oración es la oración intercesora, en la cual el Espíritu Santo toma el control total del creyente que ora. El intercesor pelea cara a cara contra Satanás y sus demonios y por lo tanto no puede hacerlo en la mente sino en el Espíritu, el Director de las reuniones de oración debe estar atento a estos sucesos. Cuando esto sucede todo el grupo participa apoyando este proceso espiritual en el cual se rompen los yugos con los que las tinieblas tienen atadas a las personas. Todos mantienen su oración y claman en el nombre de Jesús al cual se mantienen unidos, negándose a sí mismos. (Apocalipsis 20:6; Hechos 1:4-8; Romanos 8:26–27; Isaías 58: 6). Somos intercesores, debido al intercesor en nosotros, que es el Espíritu Santo. El intercesor no busca su propia fama, sino que la gloria de Dios se manifieste y sea reconocida.

Organización del tiempo:

  •  Un tiempo para adorar, alabar y agradecer al Padre celestial; para declarar los motivos de oración y acto seguido se pasa a la oración, sin preámbulos. (Aproximadamente 10 minutos)
  •  Se inicia la oración de acuerdo a la manera que el Director de la reunión ha acordado con el Director del programa al cual está adscrito esta reunión.
  •  Si alguien ha tenido durante la reunión, una experiencia sobrenatural que quiera compartir, la comparte brevemente, y si alguien tiene algún compromiso que presentar públicamente lo manifiesta a la reunión para que ésta apoye o no tal compromiso.
  •  Se termina la oración adorando y agradeciendo a Dios por todo lo que ha sucedido en este tiempo bajo su presencia.
  • Eventualmente puede o no compartirse un pequeño refrigerio, durante un corto tiempo (15 minutos aproximadamente)

 Todo el tiempo de la reunión de oración es de aproximadamente 1 hora.

  •  De cada reunión, el Director de la reunión presentará un reporte al Director del programa del cual depende esta reunión de oración.
Scroll Up